viernes, 10 de agosto de 2007

Asi es


Habemos muchas personas que nos preguntamos: cual es el sentido de la vida?, cual es el sentido de estar precisamente aquí?, cual es el sentido de MI vida?, hay otros que tal vez no se lo preguntan por considerarlo una total perdida de tiempo.


Estas preguntas obviamente yo me las he hecho muchas veces, ahora, las respuestas van llegando poco a poco, y claro que las respuestas siempre han estado ahí, pero es difícil verlas, aveces son tan obvias que practica mente nos gritan en la cara que ahí están, pero como estamos absortos en las cosas mundanas, preferimos ignorarlas y seguimos en la búsqueda de la felicidad instantánea y pasajera.


Tal vez esta búsqueda sea muy personal, cada quien le da su significado, pero al final la búsqueda llega para todos a un mismo fin, a un mismo punto, a riesgo de sonar altamente cursi, estamos aquí por amor y para amar de manera incondicional, y claro que no hablo de ese amor que la tele y la sociedad nos han querido vender.

Hablo del amor que nos hace crecer espiritualmente, del amor de entrega incondicional hacia los demás y sobre todo hacia Dios que es la fuente principal de todo amor, por eso es preciso estar conectados a Su fuente, para poder amar como El nos ama.

La vida no puede reducirce solo a obtener cosas materiales, logros personales y placeres, la vida para mi es algo mucho más grande que eso, la vida es una prueba constante de entrega de amor para los demás atravez de hechos, alguna vez a alguien decir que uno no estaba para preocuparse por la vida de los demás y que allá ellos y su vida; vivir como si los demás no necesitaran de nosotros es egoísmo puro, es negarle amor a los demás y a nosotros mismos, cosa para la que fuimos hechos y por lo que estamos aquí.


Las cosas materiales, el dinero, las cosas que nos atan a la tierra deben de ser un medio no un fin,
la prueba mas grande es que cuando morimos no nos llevamos absolutamente nada material, aquellas cosas que creímos nos harían felices no nos sirve de nada, lo único que nos llevamos es nuestro espíritu, así que, que mejor que llevarlo tranquilo, en paz, y sobre todo lleno de amor, de amor que nos entregaron los demás cuando nosotros se los entregamos a ellos...



Algo sobre la Madre Teresa de Calcuta, gran ejemplo de entrega de amor.

En una ocasión la periodista norteamericana Barbara Walters le comento a la madre Teresa:

-Yo no tocaría a un leproso ni por un millón de dolares, Madre.

-Por un millón de dólares yo tampoco lo tocaría hija. Lo importante es tocarlo por amor a Dios.


Tomado del libro reflexiones de Madre Teresa de calcuta.




1 comentario:

Jord∂n∂ ∂m∂r∂nth∂ dijo...

¿Sabías que la madre teresa de calcuta fue una de las que generó conflictos espirituales y existenciales en las persona que atendía? Ella obligaba a sus pacientes y personas a las que ayudaba a que cambiaran su religión porque ella era, pues, una "madre" católica.

Crees en dios y no crees en las piedritras.. extraaaaño.

Saludos... buen blog.